Las Escuelas Infantiles Txanogorritxu-Caperucita Roja ha iniciado su expansión en Cataluña y Madrid de la mano de Top Ten Franquicias, la consultora en expansión de negocios líder en Cataluña. Aitor González, el fundador de este modelo de guarderías innovador basadas en metodología Montessori y Glenn Doman y unos servicios únicos, ha explicado su caso de éxito en la publicación económica L’Econòmic, del grupo EL PUNT-AVUI.  En el artículo de la sección Empreses, firmado por la periodista Anna Pinter y bajo el título «El informático que da la vuelta a las guarderías», este emprendedor explica los orígenes y los planes de futuro de las escuelas infantiles.

En el diario se recuerda que en sólo cinco años, Aitor González ha puesto en marcha una cadena de 10 hogares de niños y espera alcanzar 13 en 2016. Ahora se ha iniciado en un proceso de expansión en Cataluña y Madrid, donde pretende continuar el mismo ritmo de crecimiento que en el País Vasco. La implantación catalana la hará con el nombre Txanogorritxu-Caperucita Roja y mediante el sistema de franquiciado. se requiere una inversión inicial que puede variar entre los 210.000 euros y los 600.000 y con un retorno estimado de 42 a 56 meses.

Su modelo está basado en cuatro puntales, un sistema educativo que combina varios sistemas de enseñanza: el método Glenn Doman para la estimulación temprana, la musicoterapia, la percepción y la lógica. En segundo lugar, unas infraestructuras adaptadas para las diferentes etapas por las que pasan los niños entre los 0 y los 3 años que, Además, incorporan medidas de seguridad como suelo radiante, aparatos de cardio-reanimación infantil y ozonoterapia, un sistema de circulación del aire interno que se utilizan en quirófanos para reducir al máximo la propagación de virus. Además, las escuelas tienen cámaras web para que los padres en ciertos momentos del día puedan ver en directo lo que hacen sus hijos.

El tercer puntal en que apoya es el servicio que tienen de compra de productos de higiene y puericultura con precios reducidos y, encima, tienen subvencionados por la escuela los pañales que los niños utilicen durante la jornada lectiva y también para casa.
Para complementar la actividad para el franquiciado ofrecen servicios de canguros en las noches y fines de semana en las mismas instalaciones, y en partir de las cinco de la tarde se pueden hacer clases de inglés para bebés, fiestas de cumpleaños, masajes infantiles y hasta incluso fiestas de pijamas.

Para leer el artículo completo en PDF, pulsar aquí.

Fotografía de Oriol Duran


Entradas Relacionadas