Los fisioterapeutas que han soñado siempre con abrir su propio centro ahora tienen una oportunidad única: dirigir una franquicia de Mans de Sant. Con este paso, el franquiciado estará al frente de una empresa especializada en masaje fisioterapéutico que trata las lesiones de tejido blando. Para facilitar su labor y ayudar a alcanzar el éxito contarán con el apoyo inestimable de profesionales experimentados, de las técnicas más avanzadas y del acompañamiento en la gestión del negocio.

De hecho, abrir una franquicia de Mans de Sant es una apuesta segura porque este centro está a pleno rendimiento desde hace 15 años y han pasado por sus manos 13.000 clientes, satisfechos con los tratamientos recibidos. Además, Mans de Sant dispone de una técnica propia y un sistema avanzado en tratamiento de la columna vertebral. También cuenta con Cool Roller, la única herramienta que hay en el mundo de Criomasaje Terapéutico en Seco. Asimismo, desde Mans de Sant se facilita la tarea gerencial al franquiciado centralizando las compras y las acciones de marketing y publicidad.

En el momento de la apertura del nuevo centro, los expertos de Mans de Sant le asesorarán en la elección y en la adecuación del local, le ayudarán en la negociación para conseguir condiciones diferenciales a la hora de adquirir la maquinaria y formarán al personal sanitario y auxiliar ofreciendo, además, formación para gestionar el negocio.

Tras la inauguración del centro, Mans de Sant ofrece todo el know how, formación continuada, compras centralizadas, acciones de comunicación y alquiler de la aparatología más avanzada. Con una inversión inicial de 25.000 euros, el sueño de tener un centro de fisioterapia  se hace realidad con la seguridad y el apoyo ofrecido por una marca consolidada y reconocida.


Entradas Relacionadas